Ley 20.606, sobre composición de los alimentos y su publicidad

Carla Reyes, directora Escuela de Nutrición y Dietética

El año 2016 comenzó a implementarse la más conocida Ley  sobre la composición de los alimentos y su publicidad, más conocida como la Ley Superocho y empezamos a ver en nuestros alimentos signos pare de color negro, con leyendas que indicaban que eran “Altos en calorías, azúcares, grasas saturadas y sodio”, esa es la parte más visible de la ley, y tiene relación directa con las cantidades elevadas de energía (calorías) y nutrientes críticos presentes en los alimentos y que están asociados a la posibilidad de desarrollar sobrepeso, obesidad y enfermedades crónicas no transmisibles.

Pero actualmente ¿en qué etapa se encuentra la ley?. El Ministerio de Salud, en junio del año 2017, realizó un estudio que evaluó la implementación de la ley, donde se presentan resultados interesantes en la percepción de ciudadana en torno a la ley, donde se consultó a consumidores sobre si influía en su decisión de compra los sellos en los envases, el 67,8% indicó que si influye y que compran alimentos con menos sellos.

Pero esa es solo una parte de la ley, ésta también incluye la publicidad de los alimentos, sobre todo aquellos dirigidos a la población infantil chilena, donde encontramos que no se puede realizar promociones, ganchos comerciales, incorporación de dibujos animados en envase, y lo más importante no se pueden vender en kioskos al interior de establecimientos de educación básica, aquellos alimentos que tengan sellos “Altos en”.

Aún falta camino por recorrer, quizás se requieren ajustes en la ley, pero ha sido un gran paso el que se ha logrado en cuanto a política pública asociada a la alimentación para todos los chilenos, principalmente si vemos los primeros resultados de la Encuesta de Nacional de Salud 2016, que indican que el 74,2% de la población mayor a 15 años presenta una mal nutrición por exceso, es decir sobrepeso, obesidad u obesidad mórbida.